Alimentación, metabolismo y evolución.

08/01/2023
Terapia Metabólica

En ocasiones solemos ser muy simplistas, como por ejemplo, en lo que atañe a nuestra alimentación. Concepto que, en realidad tiene en cuenta una serie de parámetros o factores que pasamos por alto: Equilibrio emocional. Comida. Descanso. Ejercicio. Nivel cultural. Espiritualidad. Contexto social y familiar. Todos ellos relacionados con nuestras evolución, nuestra alimentación y metabolismo.

En el presente artículo queremos poner de relieve dos cuestiones de sumo interés, que se encuentran ligadas de forma estratégica al complejo tema de la salud en la actualidad. La evolución y el metabolismo.

A lo largo de nuestro proceso evolutivo, hemos ido cambiando y llegando al nivel de desarrollo cognitivo actual, en gran parte, gracias a lo que hemos comido, al ejercicio efectuado, relaciones sociales, trabajos desarrollados y los ciclos naturales, la zona geográfica y las especies animales del entorno, así como la adaptación a la escasez de comida en períodos más o menos prolongados (ayuno).

Si estamos de acuerdo en que, el desarrollo humano está ligado a estas cuestiones, ¿Qué es lo que nos hace creer que podemos prescindir de todas estas «leyes y cuestiones naturales» y seguir con vida como especie?

Me refiero puntualmente a que, si seguimos la historia de la humanidad, rápidamente veremos que nuestros grandes problemas de salud (dejando de lado la enorme cantidad de gente que ha muerto por hambrunas, guerras y falta de higiene), está directamente relacionados al supuesto «progreso», industrial/tecnológico de la humanidad, que nos ha filtrado en el ámbito de nuestras costumbres la idea de comer lo que sea cuando sea, dejar de hacer ejercicio, perder el contacto con el espacio natural, y lo que es más terrible; perder el contacto con nosotros mismos, alienarnos.

Lejos de aprovecharnos de nuestras capacidades de desarrollo, hemos tomado la postura de creer que podemos dominarlo todo y no prestar atención a las consecuencias que esto acarrea. No toleramos vivir «con lo natural», sino que necesitamos controlar/dominar la naturaleza. Hemos alterado todas las normas posibles relacionadas a nuestra naturaleza: ciclos circadianos, hemos cambiado alimentos por comestibles, abandonamos el ejercicio físico y nos metimos en las oficinas y locales comerciales, por nombrar algo.

Evolución humana.

En relación a la evolución humana, podemos decir, sin temor a equivocarnos que; en los últimos 4 millones de años, hasta el año 1800 aproximadamente, nunca antes habíamos tenido tanta disposición de suministros alimentarios ni de confort en general así como la asistencia de fármacos y cirugía especializada como en la actualidad.

Evolución humana

En los últimos 80 años, puntualmente, desde los cambios generados en la alimentación norte americana, que acabaron influenciando al mundo entero, tras el comunicado del McGovern Report, 1977 (Informe Mc. Govern), nuestro «metabolismo» ha realizado un desbalance importante. Fruto de esto es la epidemia de diabetes, hipertensión, obesidad, cardiopatías y un extenso etcétera. Quizá esta opinión personal les parezca un tanto osada, pero os recomiendo en esta línea, otro artículo de nuestro blog: Marketing, alimentación y poder de decisión. Acabamos de nombrar la palabra metabolismo (la cual explicaremos a continuación), esta palabra esconde la clave de la vida. El metabolismo humano es una delicada y precisa lista de órdenes biológico/químicas de la cual depende todo nuestro funcionamiento interno.

¿Verdad que no puedes desmontar un reloj, quitar la más pequeña e insignificante de las ruedecillas, montarlo nuevamente y pretender que funcione de forma correcta? Lo mismo sucede con el metabolismo humano. Si en vez de una dieta basada en productos de la época (estación del año), de proximidad y fresco comenzamos a incorporar congelados, procesados y ultra-procesados, dejamos de realizar ejercicio, alteramos los horarios de descanso natural y sobresaturamos nuestro organismo de azúcar y conservantes, veremos que la respuesta lógica es, tener una epidemia de diabetes 2, cáncer, obesidad, insomnio, trastorno de atención, cardiopatías, etc.

Metabolismo

El término metabolismo (acuñado por Theodor Schwann),​ hace referencia a todos los procesos físicos y químicos del cuerpo que convierten o usan energía (respiración, circulación sanguínea, temperatura corporal, contracción muscular, digestión de alimentos, funcionamiento del cerebro y los nervios, entre otras).

Estos complejos procesos interrelacionados son la base de la vida a escala molecular y permiten las diversas actividades de las células: crecer, reproducirse, mantener sus estructuras y responder a estímulos, entre otras.

El metabolismo se divide en dos procesos, catabolismo y anabolismo, que son procesos acoplados, puesto que uno depende del otro: Las reacciones catabólicas o «CATABOLISMO» liberan energía. Por otra parte tenemos las reacciones anabólicas o «ANABOLISMO«, que en cambio, utilizan esa energía para recomponer enlaces químicos y construir componentes de las células, como las proteínas y los ácidos nucleicos. Dentro del concepto de metabolismo, tenemos que incorporar el de «Ruta Metabólica», esta idea nos permitirá entender un poco mas en profundidad esta cuestión.

Estamos convencidos que «la cuestión metabólica» y su ausencia en las políticas alimentarias y en ciertos protocolos médicos, es lo que está llevando a la sociedad mundial a un desastre sin parangón a nivel sanitario y económico.

¿Qué es una ruta metabólica?

En bioquímica, una ruta metabólica o vía metabólica es una sucesión de reacciones químicas donde un sustrato inicial se transforma y da lugar a productos finales. Por ejemplo, la secuencia de reacciones: A     →     B     →    C     →     D     →    E

A es el sustrato inicial, E es el producto final, y B, C, D son los intermediarios metabólicos.

Las diferentes reacciones de todas las rutas metabólicas ocurren en el interior de las células. Muchas de estas rutas son muy complejas y están interconectadas.

¿Cuáles son las Rutas Metabólicas que nuestro organismo tiene disponibles?

Ruta Metabólica-mTOR.

Esta vía metabólica está formada por una serie de proteínas que regulan procesos tan importantes como la creación de tejido. Su nombre, «mTOR – Mammalian target of Rapamycin» se debe a que su descubrimiento vino de su relación con la Rapamicina y los efectos que la inhibición de esta vía tiene sobre el aumento de la longevidad. Esta vía o ruta metabólica es regulada por factores como la insulina, el IGF-1 (insulin-like Growth Factor-1), los aminoácidos (leucina), el ejercicio de fuerza, entre otros factores.

Una gran cantidad de estudios científicos, asocian la inhibición de la ruta MTOR se ha ligado a un aumento de la longevidad de determinados organismos (Johnson SC et al. 2013). Al parecer, a nivel biológico, la creación de tejido está reñida con la longevidad, así animales que tienen crecimiento muy rápido tienen esperanzas de vida cortas. Lo importante es el equilibrio. En el caso de las vías o rutas metabólicas, el equilibrio de las mismas y su correcta función esta íntimamente ligada a nuestra alimentación. Veremos más adelante, la relevancia de tener una buena «Flexibilidad Metabólica», ya explicaremos este término.

Una dieta rica en hidratos de carbono con la consiguiente elevación de los niveles de insulina, la disponibilidad de aminoácidos y la IGF-1 activan la vía mTOR, mientras que la restricción calórica (ayuno profundo), la inactivarían.

Un exceso de activación de la ruta MTOR (Por ejemplo, mantener la recomendación de comer cada tres horas. Realizar ingestas de carbohidratos refinados cada día), puede llevar a cáncerresistencia a la insulinadiabetesalzheimerparkinson, etc. (Saxton RA et al. 2017).

En cuanto a su relación con el alzheimer y parkinson, la formación de aglomerados de proteínas típico de estas enfermedades (ovillos neurofibrilares y placas de B-amiloide) se favorece al activarse mTOR, pues lleva a la formación de proteínas e inhibe la autofagia (que es el mecanismo por el que la célula “reciclaría” estos aglomerados de proteínas). Quedaros con el término «autofagia«, porque es de suma importancia.

Estamos hablando de un aspecto de nuestro metabolismo, puntualmente de una ruta metabólica (mTOR), digamos así, un listado de tareas que nuestro organismo debe realizar en un momento dado. Esto no es algo ni bueno ni malo, no debe entenderse de esa forma maniqueísta (en términos de malo/bueno, dios/diablo, positivo/negativo), en la que estamos acostumbrados a pensar. En la lista de tareas de esta vía, se encuentran organizadas cuestiones tan importantes como: creación de tejido y síntesis muscular para reparar y desarrollar músculo tras el ejercicio, para no perder masa muscular con los años (sarcopenia), para cicatrizar tras lesiones o intervenciones quirúrgicas, etc.

Bien, repasemos la cuestión y dejemos en claro algo: La vía o ruta metabólica mTOR es «anabolizante», es decir qué, promueve el crecimiento celular, de tejidos. Pasemos ahora a su función complementaria o vía AMPk.

Ruta metabólica AMPk

Esta ruta actúa más bien como un sensor energético de nuestro organismo. Detecta cuando tenemos déficit de energía (ATP) y pone en marcha los mecanismos para obtenerla de nuevo por medio de la oxidación de ácidos grasos en músculo e hígado, mejora de la resistencia a la insulina y la entrada de glucosa en el músculo, inhibición de la síntesis de triglicéridos, colesterol y acúmulo de grasa en los adipocitos, etc. (AMPk y sensibilidad a la insulina).

¿Qué activa la ruta AMPk?

Todo aquello que baje las concentraciones de energía del cuerpo (ATP).

El Ejercicio hace que se active esta vía para obtener energía para su desempeño, esto explica parte de los efectos del ejercicio y su efecto para aumentar la sensibilidad a la insulina (Madhavi et al. 2019).

Varias sustancias se han investigado para este fin. Mencionaremos, por ser las más reconocidas y usadas en la práctica, la metformina, la berberina, la cúrcuma, el ácido alfa-lipoico y la cafeína.

El ayuno profundo, es una de las grandes herramientas con la que contamos para este fin. Ayunar es la «gran práctica ancestral» de salud. Prácticamente cualquier persona puede ayunar sin inconvenientes. Si quieres tener más conocimiento acerca de esta práctica milenaria para la longevidad, no dudes en contactarnos.

Consecuencias de la activación de la ruta AMPk.

  • Al mejorar la resistencia a la insulina previene el desarrollo de diabetes tipo 2.
  • Previene y mejora el hígado graso (la esteatosis hepática de origen no alcohólico) asociado al aumento de grasa visceral al promover la oxidación de los ácidos grasos e inhibir el depósito de grasa en los adipocitos.
  • Promueve la biosíntesis mitocondrial y el metabolismo oxidativo, hace que la central energética de nuestras células que son las mitocondrias, funcionen mejor e incluso hace que tengamos más de ellas para poder obtener más energía y de forma más eficiente, esto a nivel del músculo cardíaco hace que los procesos de muerte celular en respuesta a la isquemia cardíaca estén inhibidos y previene el daño cardíaco en estas situaciones.
  • Se relaciona con otras hormonas importantes para la obtención de energía, como las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), el cortisol, las hormonas tiroideas T4 y T3 (fomentando también la conversión de T4 en T3, que es la hormona activa), el glucagón, la hormona del crecimiento y aumenta la producción de hormonas sexuales.
  • En el síndrome de ovario poliquístico, que es un cuadro mucho más frecuente de lo que se piensa, donde la mujer puede sufrir una serie de alteraciones como la infertilidad, hirsutismo, obesidad, quistes ováricos, etc.
  • La relación del AMPk con el cáncer se investiga desde hace más de 17 años cuando se descubrió su relación con oncogenes supresores como LKB1 y p53 (Ciccarese F et al. 2019), y la demostración de que activando esta vía se podía prevenir algunos tipos de cáncer o frenar su crecimiento. Pero, como todo, la relación es más compleja, implicando la autofagia y el cambio en el metabolismo energético que muestran las células tumorales y que hemos mencionado antes y fenómenos de resistencia a la quimioterapia donde parece que el papel de la AMPK puede ser el contrario, favoreciendo esa resistencia al ayudar a las células tumorales a resistir al estrés en el que viven (Wang Z et al. 2016).

Dentro de toda esta información, subyace la gran cuestión: «Autofagia Regenerativa».

Autofagia regenerativa. Mecanismo de reciclado biológico celular.

Entendemos como Alimentación, un acto que sea compatible con una vida larga, energética y saludable, (relacionada, como decíamos al principio de este artículo con cuestiones como la estación del año, el ejercicio físico, la frescura y procedencia de los alimentos, quitar de la dieta los procesados y ultra-procesados, etc.).

Existe una cuestión básica relacionada a la utilización de una máquina o herramienta. Su limpieza y mantenimiento de las partes que la conforman. Una vez más, el pensamiento humano, nos hace creer que no es necesario dar importancia a esta cuestión, en el peor de los casos, ante una eventualidad en el orden de la salud, acudimos al médico para que nos repare o medique. Ya lo dice el viejo proverbio: «La buena medicina es la que previene la enfermedad, la mala medicina es la que cura». Esto quiere decir, que no hay necesidad de estropearse para tomar riendas en la salud personal. Podemos implementar una política gratis y simple de «prevención de la enfermedad»: EL AYUNO.

Si nos centramos en la idea de activar biológicamente una herramienta para dar mantenimiento a nuestro organismo, indefectiblemente, estaremos pensando en «autofagia» y si pensamos en autofagia, pensamos en técnicas de ayuno profundo. Si fuésemos capaces de tener un estricto cronograma de ayunos anuales, tendríamos acceso a una profunda regeneración celular de nuestro organismo.

Ayuno. Ayuno intermitente. Alimentación ancestral, así como las antiguas prácticas del Ayurveda, Medicina Clásica China, etc. Promueven la práctica del ayuno como medicina; eso sí, no fue hasta hace unos años que pudimos contar con las fundamentaciones científicas que tan tranquilos nos dejan.

Mucho años después que los chinos, hindúes, egipcios, griegos, etc. Hemos retomado en occidente, por lo menos una pequeña parte de la población, la práctica del ayuno. No sólo eso, a través del científico japonés Yoshinori Ohsumi, hemos corroborado la función de los lisosomas y su implicancia en el proceso de autofagia, así como la relación entre estos conceptos y la práctica controlada del ayuno profundo.

La autofagia es un proceso catabólico (recordad lo antedicho sobre metabolismo, etc. vuelve arriba en el texto si no te ha quedado claro), en cual, en el citoplasma, son secuestrados en vesículas de doble membrana , las estructuras disfuncionales que son liberadas dentro del lisosoma/vacuola para su descomposición y eventual reciclado de las macromoléculas resultantes. Este proceso juega un papel esencial en la adaptación al ayuno y a las condiciones ambientales cambiantes, a la remodelación celular durante el desarrollo y acumulación de orgánulos alterados, hipergeneradores de especies reactivas de oxígeno (ROS-radicales libres) en las células, motivo principal de envejecimiento prematuro.​

Mecanismo de la autofagia

Durante la autofagia se forman, como se ha dicho, vesículas de doble membrana llamadas auto fagosomas que capturan material citoplasmático y lo transportan hasta los compartimentos acídicos (vacuola en el caso de levaduras o lisosomas en el caso de células animales), donde son degradados por enzimas hidrolíticas. Una vez que los auto fagosomas se han fusionado con los lisosomas, las vesículas resultantes (ya de membrana simple) pasan a denominarse auto lisosomas. En mamíferos, la autofagia es un evento constitutivo que regula crecimiento celular, desarrollo y homeostasis.

El camino medio. La medida justa.

Absolutamente todo lo referente a la salud, está regido por la vieja premisa «todo en su justa medida». El único camino es el camino del medio, del equilibrio y la frugalidad. Esto no está en sintonía con los tiempos que corren y es justamente por ello que estamos padeciendo. Los continuos desajustes y excesos a los que sometemos nuestra emocionalidad y nuestro sistema digestivo, tienen una importancia negativa y relevante en nuestro nivel de salud/equilibrio.

El nivel de consumo actual y la exposición de nuestro sistema nervioso al estímulo constante nos está transformando en algo nunca visto y que quizá, desearemos no haber conocido jamás.

El sedentarismo ha ganado terreno en nuestras vidas citadinas. Nuestro metabolismo se ha ido alterando década tras década y hoy tenemos las tasas más altas de enfermedad de la historia, paradójicamente, es el momento de mayor avance en medicina. Algo no cuadra. Profundicemos un poca en la entrañas del metabolismo.

Flexibilidad metabólica.

La flexibilidad metabólica, es la capacidad de nuestro organismo de usar combustibles alternos, como ser la glucosa que deriva de carbohidratos o las reservas de grasa del cuerpo. Nos permite mantener un equilibrio energético tanto al comer (ruta mTOR), como en las instancias en que ayunamos (ruta AMPK).

Si nuestra flexibilidad metabólica esta sana y establecida podemos disponer de energía por ejemplo al entrar en ayunas. Veamos ahora unas definiciones que pueden ayudarnos a acabar de entender esta cuestión.

Alternativas y propuestas.

En REGENERACIÓN 3.0 , nuestro taller de implementación, (alineado con todos los conceptos descriptos en el presente artículo), proponemos una serie de prácticas que promueven el reseteo biológico y la recuperación del equilibrio o salud, mejor dicho, buscamos recuperar la flexibilidad metabólica y junto con ella, generar esos momentos cruciales para la regeneración celular (autofagia). Para ello planteamos la implementación del algoritmo de la vida. Constituido éste por 4 fases cíclicas:

1. Disciplina.

2. Super Nutrición (incluye la suplementación adecuada a cada caso particular)

3. Ejercicio de fuerza funcional.

4. Autofagia Regenerativa (ayuno profundo).

Vamos en búsqueda de la optimización de la salud, del equilibrio global del organismo. Cada práctica, cada intervención terapéutica tiene que tener el objetivo común de respetar las tres esferas más importantes del ser: Esfera física – Psíquico/espiritual – Social.

Modelo Axiomático

El contexto Teórico-práctico en nuestro Taller de Implementación del Programa Regenera 3.0 es una alimentación esencial y completa con la cualidad de ser, restringida en hidratos de carbono refinados o de alto índice glucémico, cuestión íntimamente relacionada con las rutas metabólicas y la prevención de las grandes enfermedades de nuestra época.

Modelo Axiomático de Alimentación Energética
Pirámide Alimenticia Propuesta

Este sería un primer esquema de alimentación, alineada con nuestra forma de pensamiento. Podríamos decir que:  Una alimentación con estas características, nos ayudará a entrar, poco a poco, en una suave Cetosis Nutricional. Similar al estado fisiológico de nuestros antepasados. En la cetosis nutricional, nuestro metabolismo se abastece poco a poco de nuestras reservas de grasa, generando cuerpos cetónicos.

Cetosis Nutricional: Situación metabólica del organismo originada por un déficit en el aporte de carbohidratos, lo que induce al catabolismo de las grasas a fin de obtener energía, generando unos compuestos denominados Cuerpos cetónicos.

Cuerpos cetónicos:  BHB (beta hidroxi butirato), Ac (acetona), AcAc(Aceto acetato). Son compuestos químicos producidos por Cetogénesis en las mitocondrias de las células del hígado. Su función es suministrar energía.

Cetosis Nutricional y NO Cetoacidosis!

Cetosis Nutricional, es aquella configuración en nutrición que nos permite “tener acceso” al combustible por excelencia: “Grasas” (cuerpos cetónicos).

Mantenerse en Cetosis Celular es la forma proactiva por excelencia de poner distancia entre tú y el cáncer, la diabetes, las enfermedades neurodegenerativas, vasculares y respiratorias.

Históricamente nuestro genoma evolucionó para expresarse así mismo de la mejor manera posible, sobre la base del alimento disponible. Así pues, desde una perspectiva EPIGENÉTICA, la mejor forma de comunicarnos con nuestro ADN es proveyéndole de las señales que durante milenios ha recibido y que nos han permitido evolucionar de forma aceptable.

Afirmamos qué, «Una ligera cetosis ha sido siempre el estado natural del ser humano a través de toda su historia, viéndose ahora interrumpida por la “sobreabundancia de una comida industrializada, modificada genéticamente y altamente procesada. Esta situación, de no detenerse y redireccionarse, acabara llevándonos a una crisis sanitaria jamás vista”.

Martín Rossi

Naturoterapeuta-Acupuntor-Investigador

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos

Suscríbete y recibe nuestras noticias

Artículos relacionados

Todo es energía, somos energía y de esta afirmación depende nuestra salud, nuestras relaciones humanas, la presencia en la naturaleza, los astros e incluso de hechos futuros. La idea es exponer un programa de estudio ordenado de tal manera que juntos, a tu ritmo y de forma libre puedas
La Ortiga (Urtica Dioca) tiene propiedades beneficiosas para la salud de personas y plantas. Es rica en clorofila, flavonoides, taninos, ácidos orgánicos (acético, cítrico, butírico), sales minerales (hierro, azufre, manganeso, potasio), carotenos, histamina y acetilcolina, y vitaminas A, B2, K1 y ácido fólico. Es antioxidante, digestiva, estimulante del sistema

Email registrado

Pronto sabrás de nosotros